“Mi trabajo como docente de la CAME me dio la oportunidad de recorrer muchas ciudades teniendo como anfitrión a la entidad que nuclea a sus comerciantes”.

“Encontré que, si bien hay palabras que siempre figuran en sus nombres (ya sean Asociaciones o Cámaras), el orden de las mismas refleja de alguna manera el espíritu de esa comunidad”.

Seguí leyendo esta nota en la pág. 11 de la Edición Nº13 de la Revista institucional del CICA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − dieciseis =