Una empresa local con más de 20 años de experiencia en el rubro de premiaciones, homenajes y arte funerario. El empresario Darío Díaz recorre su historia y narra los altibajos que superó para forjar este innovador negocio.

Como suele suceder, tras el final de algo llega un nuevo comienzo, y así nació Pantografía luego de disolverse la sociedad de otra empresa local de fundición de aluminio. Surgió como una nueva posibilidad de negocio para brindar un nuevo servicio en Avellaneda y en toda la región, que después se extendería a toda la provincia.

Seguí leyendo esta nota en las págs. 22-23 de la Edición Nº12 de la Revista institucional del CICA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − nueve =